Pio XI:

“Vivimos la hora más tempestuosa y negra que haya vivido la humanidad desde el diluvio. ¡Ah! ¡Pero la Iglesia tiene una inmensa confianza, porque vivimos en toda su plenitud, la hora providencial del Corazón de Jesús!”

“¡Reinaré por mi Divino Corazón a pesar de Satán y sus secuaces!” promesa de  Jesucristo a Santa Margarita María.

La oración, la penitencia, el amor convierten a los corazones empedernidos.

Entroniza la sagrada imagen en tu casa, que tu familia haga actos de reparación al Sagrado Corazón que sufre por los pecados cometidos. Venga a nos tu reino, el de tu Corazón, el de tu Amor.

El Sagrado Corazón te suplica: “Déjame entrar en la intimidad de tu casa, Yo Soy la Vida. (Jn. 14, 6).

Respóndele. “¡Entra en mi casa, Señor; entra como Rey, quédate con nosotros!” (Lc. 24, 29).

Fuente:  Jesús Rey de Amor, por el Padre Mateo Crawley S.S.C.C.

La familia está siendo atacada con el divorcio, la educación laica, la violencia, el sensualismo. En muchos hogares la familia ya se ha paganizado, ya no reina Dios sobre las conciencias, ya no reina la Iglesia sobre las costumbres.

Si el ataque del infierno es tremendo contra este santuario que es la familia, tenemos una promesa del Salvador que nos da fuerza y sostendrá nuestro coraje… dijo una vez a Santa Margarita María:

“No temas, te faltará socorro sólo cuando a Mí me falte Omnipotencia” esto es, jamás. Si el Rey de Amor está con nosotros ¿Quién podrá algo contra nosotros? Si reina en nuestro hogar y lo tenemos entronizado en nuestras casas, no reinará el enemigo de nuestras almas.

¿Qué es la entronización del Sagrado Corazón en el hogar? Es el homenaje social de adoración, de reparación y de amor que la familia en su calidad de célula social, rinde al Corazón de Jesús, reconociéndolo Señor y soberano de la sociedad; es un homenaje de “latría” en espíritu de amor y de desagravio por la horrenda apostasía de la sociedad moderna.

Solicita con tiempo para que en este mes de junio se instale con tu familia el el Trono del Jesucristo redentor en adelante Rey de tu hogar.

ENTRONIZACIÓN DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS