Después de los turbulentos años de la Guerra Cristera y de un profundo malestar religioso en el país, el presidente Manuel Ávila Camacho -ferviente católico y, además, conciliador- sugirió a los cineastas tratar temas religiosos en su obra. Entonces, el exiliado español José Díaz Morales se dio a la tarea de filmar esta película, con actores españoles en su mayoría. En general, tuvo éxito en taquilla aunque fue considerada por la crítica más apegada al punto de vista del director que a las escrituras bíblicas.
Cine Mexicano – Jesús de Nazareth (1942)